La muerte de la industria

Categorías Uncategorized

 

 

 

¿Son las industrias una cosa del pasado? La dinámica cambiante del mundo moderno obliga a las empresas a expandir su gama de productos y replantear su estrategia día a día.

¿Cuántas veces nos ha pasado de ir al negocio de una marca y notar, no sin asombro, que esta ha incorporado nuevos y diversos elementos a los que antiguamente comerciaba? Ya no resulta raro encontrar en tiendas de ropa distintos accesorios, o al contrario. Por ejemplo, podríamos citar el caso de la famosa marca de motos estadounidenses “Harley Davidson”. Fácilmente, se podría creer que están en el negocio de la venta de motocicletas; sin embargo, su plan de negocios no se halla limitado sólo a eso: entendieron que lo que realmente vendían era libertad a hombres de mediana edad con muchas preocupaciones. Este entendimiento más exhaustivo del núcleo de su negocio, les permitió mantenerse en sincronía con sus consumidores. En la actualidad, cuando se entra a una tienda de “Harley Davidson”, podemos encontrar desde cascos de colección, hasta camisas, sacos o elementos para cocinar. Lo mismo ha ocurrido con la legendaria marca de amplificadores “Marshall”, que en la antigüedad sólo vendía amplificadores mientras que ahora también expandieron su gama de productos para incluir auriculares y parlantes de alta calidad sonora.

Limitar el negocio en una categoría definitiva podría limitar tus oportunidades. Las organizaciones que posean una estrategia basada en un solo producto corren con un peligro inminente frente a mercados tan cambiantes. Por lo mismo, es fundamental tener la capacidad de abstraerse de los asuntos que parecen más urgentes para contemplar a la organización desde una perspectiva externa y anticiparse a los nuevos requerimientos de los consumidores.

Con respecto a estos últimos, su comportamiento fue modificándose drásticamente con el correr del tiempo. Es una realidad que, tanto en el B2B como en el B2C, están más empoderados. Pero esto no debería ser un lastre para las organizaciones, sino lo contrario; debería ser tomado como un desafío y una oportunidad para entender realmente el negocio y que las industrias, rígidas y estructuradas tal como las conocíamos antaño, están cada vez más prontas a desaparecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *