Los 7 Errores Más Comunes al Momento de Negociar

Categorías Uncategorized

 

 

Hoy en día negociar es una actividad recurrente en diferentes ámbitos, el foco de la negociación consiste en que dos partes interesadas en un asunto, acuerden pautas que les permita obtener un beneficio. El problema radica en que existen errores al momento de llevar acabo esto, presentaremos las 7 equivocaciones más comunes.

  • Falta de confianza

Muchos podrían argüir que la herramienta indispensable para negociar es la personalidad, no obstante lo cual, a través de los años se ha comprobado que los atributos indispensables para llevar a cabo una exitosa negociación son la tenacidad y la preparación.

Frente a esto, la falta de confianza podría proyectar inseguridad, lo que colocaría a la contraparte en una posición defensiva.

  • Asumir que algo no es negociable

Las reglas siempre pueden ser modificadas, siempre y cuando estas sean propuestas de una manera ética, viable y beneficiosa para todas las partes. Los mejores negociadores son aquellos capaces de romper el unísono.

  • No construir una relación antes de negociar

Uno de los principales errores es no conocer a cabalidad a la contraparte. Desviarse un poco de la negociación para efectuar reales conexiones con el otro puede aportar información valiosa.

  • No preparar planes alternativos

Muy probablemente, la negociación tome un camino distinto al que se esperaba en un inicio. De modo que, es fundamental preparar planes de acción alternativos para poder encontrar la mejor solución posible.

  • Empezar sin un fin específico

Aquellos que saben negociar, la empiezan sabiendo de antemano exactamente lo que quieren. Antes de empezar, es indispensable establecer un objetivo, la situación ideal, los costos y los planes alternativos. Este punto es fundamental para no dejarse manipular más allá de nuestros límites.

  • Tomarlo personal

Un rechazo de la otra parte no tiene porqué ser necesariamente un asunto personal. Podría ser un reflejo natural del otro por no haberle presentado un argumento viable y sustancial para sustentar nuestro pedido.

  • Hablar demasiado

Hay un viejo proverbio que dice: “nunca subestimar el poder del silencio”.

Lo bueno del silencio, es que significa escuchar más atentamente al otro y sus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *